martes, 31 de diciembre de 2013



Hace un año que no miras, que no piensas de esa forma tan digna.  Hace un año que no te peinas, ni te vistes como una señora. Que no te sientas en el sofá. Ni escucho tu bastón y tampoco el agua correr del lavabo. Hace un año que no te lavas las manos ni te echas perfume. 
Tus vestidos y objetos, los que te eran mas preciados y los que te eran anodinos, ya no te pertenecen. A veces los miro y hago un esfuerzo para apropiártelos de nuevo, pero no te pertenecen. No te dejaste todas tus cosas, las arrojaste con desprecio porque ya no vale. Tu DNI está tirado en la mesa, nadie lo recoge porque ya no sirve.
Ya no vales nada ni sirves para nada. 

Nosotros seguimos aquí, pendientes de valer algo. Pero a veces me distraigo, mirando el mar, las estrellas, la tierra, y puedo entender cómo estás.

Cuando siento que valgo me siento bien de poder hacerte un homenaje. Aunque a ti ya no te importe. 

No hay comentarios: